La vestimenta de un caballero del siglo XII-XIII


La vestimenta de un caballero del siglo XII-XII, Asociación Fidelis Regi

El grupo de recreación medieval Fidelis Regi trata de recrear del modo más fiel posible a los caballeros que acompañaron al rey Pedro II de Aragón en la batalla de Muret en el año 1213 y que posteriormente fueron súbditos de su hijo Jaime I el Conquistador, con el que tuvieron una relación en la que se alternaron la fidelidad más absoluta con la abierta rebelión en determinados momentos.

Las fuentes que utilizamos para recrear dicha vestimenta son variadas, pero entre todas ellas destacan dos por su singular importancia: la llamada Biblia de los Cruzados o Biblia de Maciejowsky (obra de mediados del siglo XIII) y la magnífica techumbre mudéjar de la catedral de Teruel, construida en la segunda mitad del siglo XIII y llena de imágenes que representan personajes vestidos con la indumentaria de la época.

Gracias a ésta y otras fuentes menos espectaculares, sabemos que las prendas que un caballero portaba a finales del siglo XII y comienzos del XIII (en realidad, durante casi todo este último), eran las siguientes:

La ropa interior constaba en primer lugar de un calzón de lino, muy amplio y fruncido alrededor de la cintura y en torno a los muslos con cuerdas, al que se ataban mediante unas pequeñas travillas las calzas, que cubrían las piernas individualmente. Las calzas iban ceñidas a la altura de las rodillas por una liga de lana o de cuero, que permitía desatar las calzas del calzón y enrollarlas sobre dicha liga cuando el calor era intenso. Sobre estas prendas el caballero llevaba un camisón largo, de lino, o una camisa más corta y del mismo material. Estos tres elementos serían la indumentaria más básica, aparte del calzado y la crespina, de los que hablaremos después.

En esta fotografía podemos ver la ceremonia de vestir al caballero don Artal de Alagón, que lleva puestos calzón, calzas y camisón de lino:

El calzado del caballero son botas de cuero crudo con suela de cuero endurecido y cordones del mismo material. En principio las botas deben estar cosidas, no pegadas (el pegamento industrial de zapatero no existía en el siglo XIII), pero esta es una exigencia que a veces es difícil cumplir en la época actual, por lo cual nosotros no la incluimos como prioridad principal en nuestra indumentaria, aunque somos conscientes de su necesidad:

Y para terminar con el equipo básico, sobre la cabeza el caballero llevaría una prenda de color blanco, también de lino, llamada crespina, que se ata bajo la barbilla y que sirve para que el almófar (la cota de malla que cubre la cabeza y los hombros) no toque directamente la piel. En principio la crespina era una prenda exclusiva de la nobleza, pero poco a poco se fue popularizando de tal manera que acabó siendo llevada por todas las clases sociales por razones prácticas (protegerse del sol) y como símbolo de prestigio (ya que en su origen era una prenda noble):

Una vez puestas estas ropas básicas, el caballero vestía el gambesón, un abrigo acolchado más o menos grueso que permitía reducir el impacto de las armas blancas sobre el cuerpo durante la batalla. El gambesón podía ser ligero y corto (de caballería) o pesado y largo (para combatir a pie):

Sobre el gambesón iba la cota de malla, una camisa metálica formada por aros de metal entrelazados que podían ir remachados. Tenía como función evitar los cortes producidos por las armas de filo y también era capaz de detener las flechas. La cota de malla era una prenda muy pesada (según el diámetro o la cantidad de anillos, podía llegar a pesar entre 15 y 20 kilos) y resultaba muy cara, de modo que a menudo era llevada sólo por los nobles o bien por mercenarios y soldados que se la habían arrebatado a un caballero muerto en la batalla.

Finalmente, sobre la cota de malla el caballero solía llevar la veste (o sobreveste) con los colores y emblemas de su escudo. El almófar (cota de malla para cubrir la cabeza, el cuello y los hombros), el yelmo (cerrado con rejilla o abierto y con nasal, a la manera normanda), los guantes de cuero (imprescindibles para evitar malos golpes y magulladuras en las manos durante el combate), la espada (de una mano o de mano y media), el cinturón (de cuero, al que se ciñe también la vaina de cuero o madera que ha de enfundar la espada), el escudo (de madera forrada de tela y cantonado de cuero, con forma de lágrima, redondo o con otros perfiles) y otras armas (daga, lanza, mangual) completaban la indumentaria guerrera del noble caballero. Aquí podemos ver a dos de ellos perfectamente preparados para la batalla. El de la izquierda es nuestro impresionante y muy estimado don Artal de Alagón y el de la derecha, un servidor de vuestras mercedes, con yelmo normando:

Señalemos como dato curioso que, investido con todas sus armas ofensivas y defensivas, el caballero medieval podía llevar encima en torno a 30 ó 35 kilos de peso adicional. En tales circunstancias la experiencia más rigurosamente personal nos ha demostrado que, por mucho que la forma física de nuestros medievales antepasados fuese mejor que la nuestra (cosa de por sí harto discutible), un combate al sol no podía durar mucho más allá de doce o quince minutos antes de caer desfallecidos por el cansancio y la deshidratación.

Hay que decir que hasta finales de la Edad Moderna no existieron en España tropas uniformadas (a excepción de las Ordenes Militares), de modo que cada soldado llevaba una indumentaria distinta, propia de su linaje o simplemente su gusto o sus posibilidades económicas. Sin embargo, en nuestro caso, los componentes de Fidelis Regi formamos un grupo de hermanos de armas bien cohesionado que gusta de identificarse en desfiles y actos protocolarios, de modo que en el combate individual cada uno lleva su indumentaria propia pero en otras ocasiones llevamos todos la misma veste como seña de identidad y amistad:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s