EL CARRO DE COMBATE SOVIÉTICO T-34 por Amós Farrujia Coello


Autor: Amós Farrujia Coello. Historiador. Redactor del Grupo Portal Historia.

Autor: Amós Farrujia Coello. Historiador. 

EL CARRO DE COMBATE SOVIÉTICO T-34

Prefacio.

El objetivo de este artículo no es un estudio técnico exhaustivo del carro de combate

T-34, sino que trata los aspectos tácticos y económicos, el impacto que tuvo en la II Guerra Mundial y en la posguerra. No obstante, trataré sucintamente algunos aspectos técnicos que merezcan la pena ser mencionados.

El desarrollo de una idea.

Fue el análisis del rendimiento del material bélico suministrado por la URSS a la II República en la Guerra Civil española, lo que le llevó a mejorar sus blindados BT-5 y T-261. A finales de los años 30 se diseñó el A-20 y luego el A-30, llamado posteriormente T-34. Era un carro medio que gracias a sus anchas cadenas podía moverse rápidamente sobre el barro o la nieve, estaba preparado para soportar las inclemencias del invierno ruso. Su motor diésel V-2 le permitía una autonomía de 300 Km, ampliables a 450 con depósitos auxiliares, algo muy novedoso para la época, en la que los tanques eran trasladados al frente en tren. El perfil del vehículo era bajo, lo que le hacía menos detectable, su blindaje era anguloso, lo que incrementaba su resistencia (por ejemplo, un blindaje frontal de 25 mm aumenta significativamente si es inclinado en vez de recto sin tener que añadirle más peso al vehículo).

Otra novedad es que utilizó el sistema de suspensión norteamericano “Christie”. Por último, la capacidad de fuego del T-34 era muy superior a la del T-26, contando con un cañón de 76.2mm y dos ametralladoras2.

El vehículo superó con éxito las pruebas a las que fue sometido en 1939, al comprobarse que era superior al Panzer III, vehículo comprado a Alemania, y que era uno de sus principales pilares en las divisiones panzer numéricamente hablando junto al Panzer II.

En 1940 se inició la producción del T-34/76 modelo 19403, del que, pese al objetivo inicial, 6004, solo se completaron 115 unidades en ese año.

La invasión alemana de la Unión Soviética.

Cuando comenzó el ataque alemán el 22 de junio de 1941, la URSS poseía la flota de carros de combate más grande del mundo, pero solo el 5% de sus tanques eran T-34, en concreto 967, cuando los requeridos en ese momento eran 11.7605.

Así pues, la difusión del T-34 en el Ejército Rojo fue lenta, ocurriéndole lo mismo al carro pesado KV-1. La inmensa mayoría de los carros soviéticos eran BT-5, T-26 y T-28.

El debut del T-34 aconteció en Lituania, cuando 50 T-34 del 3º regimiento acorazado de la 2º división acorazada contraatacaron a las divisiones panzer 1ª y 6ª, entre el 24 y el 25 de junio de 1941. Causaron pánico a las tropas alemanas cuando sus proyectiles de los cañones antitanque de 37mm rebotaban en sus corazas, hasta que fueron frenados por cañones antiaéreos de 88mm. A los carros alemanes les sucedía lo mismo a no ser que dispararan a bocajarro.

Para los alemanes, confiados en su técnica en carros de combate, fue una dura sorpresa encontrar a un rival tan duro e inesperado en un ejército que consideraban anticuado e ineficaz a raíz de su penosa actuación en la breve guerra que sostuvo la URSS contra Finlandia en 1939-1940.

No obstante, el carro T-34 no supuso la derrota de la invasión alemana de la URSS, ni siquiera un retraso importante en sus planes. Esto se explica por la gran experiencia de los carristas alemanes en Polonia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Francia, Yugoslavia y Grecia, unido a su entrenamiento y disposición táctica de combate, pues la efectividad de los tanques se conseguía al actuar en masa conjuntamente, siendo apoyados por la infantería y por la aviación (Ju-87 “Stuka”). Además, los tanques disponían de radio para coordinar las operaciones. Por el contrario, los soviéticos no disfrutaban de nada de esto, su táctica era anticuada y no había iniciativa militar por miedo al régimen. Las purgas de Stalin eliminaron a la mayoría de los oficiales del Ejército Rojo, nadie tenía idea de como operar con tanques en grandes cantidades. Así pues, el mejor tanque del mundo no disponía de suficiente munición, fuel ni tripulaciones entrenadas6.

Tras tres meses de combate, el Ejército Rojo estaba destrozado. Solo había tanques disponibles para formar brigadas acorazadas con un único regimiento de tanques. En este año se introdujo el T-34 modelo 1941, que era una versión muy mejorada del anterior, en la que se mejoró su fiabilidad, blindaje y armamento. Pese a todo, el número de carros de combate en las brigadas acorzadas descendió progresivamente según se puede apreciar en el siguiente cuadro:

Septiembre 1941

67 carros en una brigada acorazada

Diciembre 1941

46 carros

Enero 1942

42 carros

Febrero 1942

27 carros

Estas eran las cifras oficiales, pero en la realidad su número era mucho menor7. Los cuerpos y divisiones acorazados soviéticos no volvieron a crearse hasta 1942. Para cuando los alemanes reiniciaron la ofensiva en el verano de 1942, el 75% de los carros de combate del Ejército Rojo había sido destruido. 

T-34/76 1941 ("Tanques soviéticos 1939-1945"; David Porter. Ed. Libsa.2012. P.55)

T-34/76 1941 (“Tanques soviéticos 1939-1945”; David Porter. Ed. Libsa.2012. P.55)

El T-34 y la producción de carros de combate

El T-34 era un vehículo con una vida útil de medio año, al término del cual era reemplazado por otro nuevo, no valía la pena repararlos. Los proyectistas rusos eran ante todo prácticos. Ignoraron la apariencia estética de los tanques y solo se hacían modificaciones cuando era absolutamente necesario.

La Unión Soviética tuvo que lidiar con la gran invasión alemana, que era el mejor ejército del mundo, a la vez que transformaba su economía civil en bélica destinada a la guerra total. Para este fin fue movilizada toda la población sin reservas, todos los recursos fueron destinados a fabricar tanques, armas para los infantes y cañones. Para reemplazar la gran cantidad de carros de combate destruidos, la URSS centró la producción en cuatro modelos: los tanques ligeros T-60 y T-70, el carro medio T-34 y el pesado KV-1. Eran simples, fáciles de fabricar, operar y mantener8. Los alemanes, en cambio, tenía varios tipos de armas, cada una con varios tipos de munición, con lo que la producción era limitada al estar demasiado dispersa en muchos modelos, un error que no se corrigió hasta 1943.

El Ejército Rojo empezó la guerra con 22.600 tanques, perdiendo 20.500 en 1941 y fabricando solo 5.000. En 1942 perdió 15.000, mientras la producción aumentó hasta los 27.900. Para junio de 1943 el Ejército Rojo poseía 20.000 tanques9. Alemania, en ese mismo año fabricó 6.000 carros de combate, pero esta diferencia no le dio a los soviéticos la enorme superioridad numérica que puede interpretarse a través de estos datos, ya que los alemanes destruyeron en ese año 22.400 tanques, cuatro veces más que sus propias pérdidas10. Sin embargo lo importante era que los soviéticos podían reemplazar rápidamente sus pérdidas, mientras que a los alemanes les era cada vez más difícil. Fue a finales de 1942 cuando la Unión Soviética derrotó a Alemania en el campo de la producción, cosa que no cambió hasta que terminó la guerra.

La respuesta de Alemania al T-34 en 1942 y 1943

Los ingenieros alemanes tomaron varias medidas para hacer frente al T-34 y al KV-1. En primer lugar introdujeron el cañón L/60 de 50 mm en el Panzer III, mejorado respecto al anterior L/42, y el cañón L/24 del Panzer IV fue sustituido por el L/43, de mayor longitud, de 75mm11.

Por su parte, los soviéticos fabricaron el T-34/76 modelo 1942, que era el mismo que el de 1941 pero introducía muchos pequeños cambios que simplificaban su producción en masa, que era lo que necesitaba el Ejército Rojo. A finales de ese año se introdujo el T-34/76 modelo 1943, que introducía como novedad una torreta hexagonal más amplia para los tripulantes, que vivían y luchaban en un vehículo claustrofóbico, con escasa ventilación12.

T-34/76 1942 ("Tanques soviéticos 1939-1945"; David Porter. Ed. Libsa.2012. P.70)

T-34/76 1942 (“Tanques soviéticos 1939-1945”; David Porter. Ed. Libsa.2012. P.70)

t 34 3

T-34/76 1943 (“Tanques soviéticos 1939-1945”; David Porter. Ed. Libsa.2012. P.73)

En 1941 y 1942 Stalingrado era el mayor centro de producción de carros T-34. Uno de los objetivos de la ofensiva alemana en 1942 por el sur de Rusia y el Cáucaso era, además de conseguir las fuentes de petróleo, cortar de raíz esa producción de tanques o, como mínimo, retrasarla si era evacuada por los rusos hacia el interior del país.

Pero en 1942 la industria soviética todavía se estaba recuperando de la catástrofe del año anterior, y en los meses de verano todavía no había suficientes T-34, por lo que las brigadas acorazadas debían completarse con carros ligeros como el T-7013.

Tras la derrota de la nueva ofensiva alemana en Stalingrado, ambos contendientes se prepararon para disputar la mayor batalla de carros de combate de la guerra y de la historia, en Kursk, en 1943. En el verano de ese año el T-34/76 modelo 1943 no disfrutaba ya de la anterior ventaja sobre los tanques alemanes, pero estaba disponible en grandes cantidades. En 1943 la URSS produjo 15.812 T-34/76, 1300 al mes, frente a, por ejemplo, 200 panther alemanes al mes entre mayo y diciembre. Pese a esta gran diferencia numérica, en 1943 el Ejército Rojo perdió cerca de 14.000 T-34/7614. El T-34 no era rival para el Panzer IV, el Panther y el Tiger. La URSS estaba perdiendo rápidamente la batalla tecnológica.

Pese a la superioridad de los tanques alemanes, estos no podían ser fabricados rápidamente porque eran muy técnicos y costosos de producir, por lo que nunca lograron la ventaja numérica sobre el T-34.

En Kursk los soviéticos perdieron el 60% de su fuerza acorazada, pero los alemanes agotaron sus recursos, casi insustituibles, mientras que la producción bélica soviética funcionaba a pleno rendimiento y en poco tiempo reemplazó sus pérdidas.

Pero estaba claro que el Ejército Rojo necesitaba un carro de combate capaz de hacer frente a los nuevos tanques alemanes. Por ello, se desarrolló el carro de asalto o cazacarros, que utilizaba el chasis del T-34. Estos nuevos vehículos son conocidos con el nombre de SU, y se desarrolló toda una familia, el SU-122, el SU-85, el SU-100….

Otra mejora fue que por fin se empezó a dotar a los tanques con radio, carencia gravísima en 1943 que en parte puede explicar pérdidas tan cuantiosas. Ese año las brigadas acorazadas ya eran unidades muy potentes, las tripulaciones y los oficiales tenía experiencia de combate y las tácticas habían mejorado mucho15.

A finales de 1943 y principios de 1944 entró en producción el T-34/85, dotado con un cañón antiaéreo de 85 mm, más poderoso que el de 76.2mm. Su tripulación era de 5 hombres, tenía un blindaje frontal de 90mm y alcanzaba una velocidad de 55 km/h16. Este carro hizo mucho por volver a equilibrar la balanza tecnológica entre la URSS y Alemania en lo que a carros de combate se refiere, junto al JS-2 (Josef Stalin), el nuevo carro pesado dotado con un cañón de 122 mm que sustituía al KV-1.

T-34/85 ("Tanques soviéticos 1939-1945"; David Porter. Ed. Libsa.2012. P.107)

T-34/85 (“Tanques soviéticos 1939-1945”; David Porter. Ed. Libsa.2012. P.107)

 A comienzos de 1944 una brigada acorazada soviética reunía 63 T-34/85, y un cuerpo acorazado, 208 tanques. Este vehículo seguía la misma filosofía que sus predecesores, rápido de construir y fácil de mantener. En este mismo año se dejó de fabricar el T-34/76, pero muchos continuaron todavía en servicio.

Los alemanes intentaron recuperar la ventaja perdida con los nuevos Tiger II, Jagdpanther, Jagdtiger, etc, pero eran una pesadilla tecnológica, muy costosos de fabricar, fueron desplegados en muy escaso número, por lo que el principal peligro para los tanques rusos no eran los vehículos alemanes sino las armas portátiles anticarro de la infantería, el Panzerfaust (literalmente “puño acorazado”) y el “Panzerschreck”.

Los ingenieros soviéticos siguieron perfeccionando los tanques. En 1944-1945 entró en producción el T-44 para reemplazar al T-34/85, y cuando acabó la guerra ya se había construido 150-200 unidades, pero jamás entraron en combate. Su único aspecto novedoso es que incrementaba el blindaje. Su producción finalizó en 1947, cuando ya se había construido un total de 965 tanques. Le siguió el T-54, vehículo ya de la Guerra Fría, dotado con un cañón de 100 mm y un blindaje frontal de 200 mm, del que se construyeron 40.000 unidades por todo el mundo17.

Producción soviética de carros de combate T-34.

T-34/76 (todos los modelos)

1941

3.014

1942

12.553

1943

15.529

1944

2.995

T-34/85

1943

283

1944

11.778

1945

7.230

Todo esto arroja un total de 34.091 T-34/76 y 19.291 T-34/85.

 _________________________________________________________________________

1Los más extraordinarios carros de combate. T-34/76. Ed. Altaya. 2005. Madrid. Nº 3. p.29.
2“El carro T-34” en Soldados de plomo. II Guerra Mundial. Ed. RBA. 1998. Barcelona. Nº 7. p.106; y “El T-34, una sorpresa para el mundo” en Carros de Combate. Ed. Salvat. 2001. Barcelona. Nº5.
3Nótese a partir de ahora que el número que le sigue a “T-34”, en este caso “76”, hace referencia al cañón, y así seguirá siendo en lo sucesivo.
4T-34/76 medium tank, 1941-1945. Steven Zaloga. Osprey Military. Fighting amour of WWII. 1997 (1ª edi. 1994). U.K. p. 7.
5Panther vs T-34. Ucrania 1943. Robert Forczyk. Ed. Osprey. U.K. 2007. P. 21; y Tanques soviéticos, 1939-1945. David Forter. Ed. Libsa. Madrid. 2012. pp. 28 y 33.
6Robert Forczyk. Ibidem. p. 22.
7David Forter.. Ob. Cit. pp. 51, 55 y 56.
8Stalin´s keys to victory: The rebirth of the Red Army. Walther S. Dunn. Praeger Security International Advisory Board. 2006. pp. 24-26, 33, 36 y 42.
9Walther S. Dunn. Ob. cit. . p.33.
10David Forter. Ob. cit. p. 101.
11Ibidem. p. 68.
12Ibídem. pp. 70 y 73.
13Ibidem. p. 75.
14David Forter.. Ob. Cit. pp. 72 y 75.
15Ibidem. p. 90.
16Walther S. Dunn. Ob. cit. . p. 138.
17David Forter. Ob. Cit. p. 137. y T-54 and T-55. Main battle tanks 1944-2004. Steven J. Zaloga. Osprey. 2004. U.K. p. 5, 6, 11 y 39. ___________________________________________________________________________

BIBLIOGRAFÍA
  • DUNN, Walther. Stalin´s keys to victory: The rebirth of the Red Army. Praeger Security International Advisory Board. 2006.
  • FORCZYK, Robert. Panther vs T-34. Ucrania 1943. Ed. Osprey. 2007.U.K.
  • FORTER, David. Tanques soviéticos, 1939-1945. Ed. Libsa. Madrid. 2012.
  • ZALOGA, Steven. T-34/76 medium tank.1941-1945. Osprey Military. Fighting Armor of WWII. 1997 (1ª edic. 1994). U.K.
  • ZALOGA, Steven. T-54 and T-55. Main battle tanks 1944-2004. Osprey. 2004. U.K.
  • “El carro T-34” en Soldados de plomo. II Guerra Mundial. Ed. RBA. 1998. Barcelona. Nº 7. p.106 y 107.
  • “El T-34, una sorpresa para el mundo” en Carros de Combate. Ed. Salvat. 2001. Barcelona. Nº5.
  • “T-34/76” en Los más extraordinarios carros de combate. . Ed. Altaya. 2005. Madrid. Nº 3. p.29-34.

3 pensamientos en “EL CARRO DE COMBATE SOVIÉTICO T-34 por Amós Farrujia Coello

  1. Saludos Amós primeramente felicitarte por este genial artículo, sin duda trasmite lo que fue este potente pero mal aprovechado tanque. Y es que como bien comentas los Rusos al igual que los Americanos en este conflicto se aprovecharon de la abrumadora maquinaria de guerra y no tanto de la efectividad táctica de sus fuerzas conjuntas.

    Con respecto al T- 34 sin duda fue muy superior en cuanto a los modelos Panzer por lo menos a los anterior que se produjeron antes de finales de la guerra. Pero que no fueron aprovechados tácticamente con lo hicieron los alemanes con el apoyo de la Blitzkrieg, donde los panzer se vieron apoyados continuamente por tierra y aire, y muy importante por radio para coordinar los ataque conjuntos.

    Hay que recordar la llegada de los rusos a la Alemania nazi donde los T -34 era dianas de feria ante los lanzacohetes alemanes, esto era debido a la mala tendencia de los generales rusos de concentrar grandes cantidades de tanques en las ciudades, donde eran blanco fácil.

    En definitiva el T-34 fue un tanque muy superior en muchos aspectos a los tanque alemanes, pero como he comentado usado muy ineficazmente.

    • Muchas gracias!
      Si, estoy de acuerdo con tu comentario. Un ejemplo de la escasa pericia de mando soviética fue por ejemplo el ataque de Zhukov, el más famoso comandante soviético, en el ataque a Berlín, a menos de un mes para que acabara el conflicto. Su ataque a la colina de Seelow fue entorpecido, entre otras cosas, porque acumuló centenares de carros de combate en un espacio estrecho, provocando un monumental atasco. La artillería alemana los bombardeó a placer, perdiendo los soviéticos unos 800 tanques. Lo mismo pasó en el asedio a Budapest, Königsberg, etc.

  2. Pingback: EL CARRO DE COMBATE SOVIÉTICO T-34 | Portal Historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s