La Panoplia de un Hoplita


La Panoplia de un Hoplita

El principal protagonista en el campo de batalla de la antigüa Grecia era el infante pesado u “hoplita”, que significa hombre armado, del término “hóplon”, que es el vocablo para todo tipo de armas en general, tanto ofensivas como defensivas. De aquí viene en español la palabra “panoplia”: es decir el conjunto de todas las armas y armadura de un guerrero. En general, la clase hoplita estaba formada por el pequeño y medio propietario agrícola, el artesano y el comerciante acomodados, ya que cada uno debía costearse su propio equipo.

El arma ofensiva principal del hoplita era la lanza o “dori”, que en ese tiempo era un arma para clavar, y que había sustituido casi totalmente a las lanzas arrojadizas de la época homérica. Como arma principal, tenía un valor simbólico y ritual semejante al que durante la Edad Media tendría la espada. Así, para referirse a una victoria o conquista empleaban la expresión: “ganado por la lanza”.

La segunda arma del hoplita era la espada, que sólo se utilizaba en caso de rotura o pérdida de la lanza. Había dos tipos principales de espadas. Unas eran de origen oriental con forma de machete. Son los “kopis” y las “makhairas”. Estas espadas se extendieron por todo el Mediterráneo y en Hispania derivaron en las famosas falcatas. Pero la espada más común en este período era la llamada “xifos”, de hoja recta corta y doble filo.

Entre las armas defensivas la principal y más característica del hoplita, era el gran escudo redondo, llamado “aspis”. Estaba hecho de madera de roble forrada con piel. Con el tiempo se le añadió una de chapa de bronce que protegía el aro exterior, o toda su superficie. Era muy pesado, pero el asa central para el brazo y su forma cóncava, permitían repartir el peso entre el antebrazo y el hombro, liberando la mano que se usaba para cambiar su posición con el asa lateral. Cubría al guerrero desde el cuello a las rodillas, por lo que la mayoría de las heridas se producían en el rostro, garganta, muslos y pelvis.

El escudo solía ir decorado con blasones familiares, símbolos de las divinidades de las que se esperaba protección, o motivos con los que el guerrero quisiera impresionar al adversario. Más tarde, en el período clásico, se generalizó la costumbre de pintarlos con la inicial o un símbolo de la ciudad a la que pertenecía el hoplita.

El casco, o “cranos” era junto con el escudo la pieza más característica de su equipo, sobre todo por sus vistosos remates y cimeras de crines de caballo. Estos adornos no tenían más función que la de realzar la imagen del guerrero para impresionar al adversario. Más tarde el ejército romano adoptó algunas de estas cimeras para sus oficiales y generales.

Las corazas podían ser de bronce, llamadas “tórax” o de capas de tela o cuero pegadas entre sí, para darles resistencia a los cortes, conocidos como “linotórax”

Muchos hoplitas consideraban suficiente protección el escudo y prescindían de las armaduras, que les restaban comodidad y movilidad.

Anuncios

2 pensamientos en “La Panoplia de un Hoplita

  1. Algunas apreciaciones más sobre la panoplia del hoplita:

    Dentro de los hoplitas, como muchos sabemos, destacaba la infantería espartana, cuyo elemento característico era la capa escarlata que cubría sus hombros y que identificaba a los llamados “OMOIOI” (los “iguales”), es decir, a los ciudadanos espartanos libres, entrenados para la guerra desde los siete años. Tal era la fama de tan formidables guerreros que la visión de las capas rojas espartanas en la lejanía podía incluso ser motivo suficiente para que ejércitos enemigos enteros renunciasen a luchar y saliesen huyendo en desbandada.

    Las dimensiones del “aspis”, el escudo hoplita, permitían al portador guarecerse de las andanadas de flechas enemigas muy fácilmente, poniéndose el guerrero rodilla en tierra tras él, así como hacer frente a las cargas de la caballería colocando las lanzas con el regatón (la parte inferior, cubierta por una pieza de bronce aguzada) clavado en el suelo y el hasta apoyada en el borde del escudo.

    Tras la época clásica, la infantería pesada macedonia al mando de Alejandro Magno popularizó un tipo de lanza llamada “sarissa”, cuya longitud superaba los cinco metros y que debía sostenerse con la ayuda de las dos manos, si bien llevaban un regatón muy voluminoso para contrapesarlas. Las falanges macedonias avanzaban con las lanzas de las cinco primeras filas abatidas sobresaliendo por delante de la formación y las demás alzadas gradualmente para detener posibles proyectiles lanzados desde las líneas enemigas. Estas formaciones permitieron a Alejandro conquistar el imperio persa con apenas un puñado de guerreros.

  2. Puntualizar que el hoplon, tenia la importante función de cubrir al compañero de la izquierda, curiosamente esto provocaba que la formación se escorara hacia la derecha por el motivo que el compañero situado en el extremo derecho buscara refugio en el escudo de su compañero del la izquierda. Incluso varios siglos después las legiones romanas tenían este mismo problema en sus formaciones.

    También el hoplon servia como arma ofensiva, se contenía la carga hoplita enemiga, para inmediatamente desestabilizar con un empujón con el escudo al enemigo, luego “El Dori” o la “xíphos” hacían el resto.

    Por cierto el extremo inferior de la Dori, era llamado Mata Largartos, por la función que tenia al ser clavada en el suelo, para como bien dices para amenazar al enemigo con un muro de lanzas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s